Cómo preparar Agua de Azahar casera

23 Mar • 0 comentarios

El agua de azahar se obtiene a partir de las flores blancas procedentes de los naranjos y otros árboles que producen frutos cítricos, como el limonero, pomelos, mandarinos, etc. Tiene multitud de propiedades, por ello se ha utilizado desde hace cientos de años para fines medicinales, en la elaboración de dulces, y por supuesto en perfumería.

Con el agua de azahar aportaremos a nuestros dulces un sabor único. También lo podemos usar en el campo de la cosmética, a modo de tónico facial, puesto que la flor de azahar cuenta con propiedades hidratantes para la piel. Y por supuesto, si la tomamos como infusión nos beneficiaremos de todas sus propiedades terapéuticas.

En infusión se emplea fundamentalmente:

  • Para aliviar molestias menstruales.
  • Estados nerviosos.
  • Palpitaciones.
  • Para las personas con la tensión baja ya que sus propiedades la hacen muy recomendable en los desmayos y desvanecimientos, sobre todo de la mujer.
  • En casos de insomnio (tanto de niños como de adultos).
  • Gases intestinales.
  • Espasmos digestivos.
  • Es un excelente remedio para el cólico infantil.
  • Está indicada en el síndrome del “colon irritable”, que produce dolor y trastornos del tránsito intestinal.

El agua de azahar es un líquido transparente y muy aromático que debe conservarse en el frigorífico y en envases de cristal oscuro que la preserven de la luz. El agua de azahar es de larga conservación pero si ves que el líquido amarillea, que cambia la textura o aparecen posos, es momento de deshacerse de ella.

Preparación:

Para preparar el agua de azahar debemos utilizar las flores secas. Necesitaremos 50 gr. para medio litro de agua mineral. En cambio para tomarla en infusión nos sirven tanto las flores secas como las frescas, en este caso usaremos 5 flores por persona.

Si queremos podemos secar las flores en casa de forma muy sencilla. Se ponen bien esparcidas sobre telas porosas que dejen pasar el aire, o sobre enrejados metálicos, en un lugar bien ventilado y a la sombra.

  1. En primer lugar calentamos el agua y llevamos a punto de ebullición. Apagamos el fuego tras la primera ebullición y añadimos las flores de azahar. Removemos las flores para que su esencia quede disuelta en el agua caliente.
  2. Vertemos el contenido a un bol y lo tapamos con papel film transparente. Dejamos reposar el contenido en un lugar a la sombra a temperatura ambiente durante 1 día entero
  3. Transcurridas 24 horas, colamos el agua con un colador de tela o con la ayuda de una gasa, y lo guardamos en una botella de cristal oscuro en el frigorífico

Podemos obtener más cantidad de agua de azahar, doblando las cantidades de los ingredientes, pero siempre siguiendo la misma proporción, por medio litro de agua mineral, 50 gramos de flores de azahar secas.

 

 Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *