Cómo preparar un Gin-Tonic con limón.

8 mar • 2 comentarios

El gin-tonic se ha convertido en una auténtica revolución. Ha pasado de ser una copa que consumían sólo los señores mayores a ser el cóctel de moda por excelencia. Se ha generado todo un mundo alrededor de esta bebida: desde la elección de la copa, diferentes tipos de ginebra y tónica, especias para aromatizarlo, etc. En este post os vamos a enseñar cómo preparar un gin-tonic con limón.

La copa

En primer lugar hay que elegir la copa donde vamos a prepararlo. Debe ser de boca ancha, de esta forma al acercarnos la copa a la boca percibimos todos los aromas. También es importante que sea una copa con pie y no un vaso, ya que así evitamos que se caliente la bebida al cogerla. La copa ideal para un buen gin-tonic es la de balón.

La ginebra

A la hora de elegir la ginebra, se nos abre todo un mundo de posibilidades. La diferencia entre unas ginebras y otras son los ingrediente aromáticos que llevan, por lo que en nuestro caso, para elaborar un gin-tonic con limón nos vendrían mejor las ginebras cítricas, afrutadas o florales: London nº1, Tanqueray Ten, G’Vine Floraisson, Fifty Pouns, Van Gogh… De todos modos, si no somos expertos, cualquier ginebra de las de “toda la vida” nos puede valer para preparar un buen gin-tonic.

La tónica

Puesto que el limón va a ser el encargado de aromatizar nuestra copa, usaremos una tónica neutra, para que no se mezclen los sabores ni se enmascare el aroma y sabor del limón natural.

El limón

Usaremos sólo la piel del limón, ya que tanto su zumo como la pulpa reaccionan con el anhídrido carbónico de la tónica y eliminan las burbujas. Cortaremos un trozo de piel fina, fresca y jugosa, por lo que es importante que el limón sea recién recolectado ya que conserva todos los aromas y sabor, además de que evitamos los productos químicos que se hayan podido añadir a la piel para embellecerla.

Sobre la copa, estrujamos la piel y la doblamos sin romperla, de forma que facilitamos la salida de sus aceites esenciales. Aromatizamos la boca de la copa restregando la piel sobre ella y finalmente la depositaremos en su interior. Es importante que la piel sea fina, sin la parte blanca, ya que ésta amarga y podría estropear el cóctel.

El hielo

Otro de los aspectos importantes, es el hielo. Recomendamos usar el hielo comprado, ya que es más grueso y tarda más en descongelarse. Además evitamos que haya quedado impregnado con olores del congelador como puede ocurrir con el hielo hecho en casa.

La proporción

Por último, sólo queda añadir la cantidad correcta de ginebra. La proporción debe ser de 1 parte de ginebra por 4 ó 5 de tónica. Más cantidad de ginebra no significa que el cóctel vaya a estar mejor ni más bueno, sólo conseguiremos que esté más fuerte.

 

 

 

 Comentar

Publicado: 8 mar

Categoría: Productos Gourmet, Recetas

Etiquetas: , , ,

2 comentarios en Cómo preparar un Gin-Tonic con limón.

  1. José Julio dice:

    Unas gotas de angostura le dan un sabor especial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Acepto la política de privacidad