¿Cuáles son los principales usos de la combinación de bicarbonato y limón?

27 ene • 0 comentarios

Ya sabemos que el bicarbonato de sodio es muy usado como remedio natural y que tiene muchas aplicaciones en la cocina, para el cuidado corporal, la salud, la limpieza de la casa, etc, Pero ¿cómo actúa en nuestro organismo cuando combinamos el bicarbonato con limón natural?. En el post de hoy os contamos los principales usos y beneficios para la salud de la combinación del bicarbonato y limón.

Aparato digestivo

Posiblemente, el uso más conocido es como digestivo. El bicarbonato es uno de los remedios que ya usaban nuestras abuelas para las digestiones pesadas, pero si además añadimos un poco de zumo de limón natural, nuestro sistema digestivo funcionará mucho mejor.

Además ayuda a combatir los ácidos del estómago, las flatulencias y el reflujo gastro-esofágico de forma rápida y efectiva.

Hígado

Tomar esta mezcla en ayunas nos ayuda a depurar el hígado, ya que actúa como catalizador reforzando las funciones depurativas en nuestro organismo con mayor eficacia. Además nos aporta vitamina C, antioxidantes y fortalece nuestro hígado facilitando sus funciones.

Riñones

Si tomamos un vaso de agua con una cucharadita de bicarbonato y el zumo de medio limón, conseguiremos alcalinizar nuestro organismo, es decir, regula los niveles de ácido en el organismo. Ayuda a que nuestros riñones padezcan menos, filtren mejor la sangre y la orina llegue con menos impurezas, lo que reduce el riesgo de sufrir infecciones.

Este remedio neutraliza el ácido que se puede acumular cuando los riñones no funcionan correctamente.

Depura y regula el organismo.

Nos ayuda a regular el nivel de colesterol malo LDL, mejorando nuestra salud cardiovascular.

Ayuda a perder peso.

Depura el organismo, elimina toxinas, ayuda a no retener líquidos, a quemar grasas y favorece el metabolismo para perder peso.

¿Cómo preparar la mezcla de bicarbonato y limón? ¿Cómo consumirla?

La preparación es muy sencilla. Añadimos el zumo de medio limón (o de 1 limón dependiendo de su tamaño) a un vaso de agua natural con una cucharadita de bicarbonato. El agua mejor si está a temperatura ambiente o templada, nunca demasiado fría ni caliente. Mezclamos bien todos los ingredientes y lo consumimos, preferentemente por las mañanas en ayunas.

 

 Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Acepto la política de privacidad