¿Por qué nos sorprendieron las cerezas de Alicante?

20 jul • 0 comentarios

La semana pasada os contamos sobre nuestro nuevo proyecto DolceGula.com, los productos que ofrecemos y los nuevos que iremos introduciendo poco a poco según vayan madurando. Hoy os queremos contar la historia sobre cómo encontramos las cerezas, su calidad y qué nos convenció finalmente para ofrecerla a nuestros clientes.

Durante tiempo estuvimos buscando muchos proveedores de cerezas con los que trabajar para poder ofreceros cerezas de la más alta calidad. Nos centramos en buscar las cerezas del Jerte, que son las que más conocíamos. También encontramos cerezas de Navarra. Sin embargo, no terminaba de convencernos ninguna opción porque cada agricultor tenía un problema distinto y ninguno de todos encajaba al 100% en nuestra filosofía de venta.

Ya casi habíamos dado por imposible la opción de ofrecer cerezas, puesto que su temporada es muy corta. El tiempo iba pasando sin conseguir encontrar un agricultor que cumpliese todos los requisitos que buscábamos, cuando dimos con la familia perfecta. Hablando de los nuevos proyectos que teníamos en mente con un conocido de Alcoy (que jugará un papel importante en LMN a partir e octubre) nos comentó que conocía a una familia que cultivaba cerezas muy cerca de Alcoy. Nos dio su teléfono y contactamos con ellos para concertar una reunión. Cuando llegamos a su finca, supimos, antes de hablar con ellos, que habíamos encontrado lo que buscábamos.

Se trata de una familia que cultiva cerezas (entre otras frutas) y que vive en una masía entre los cerezos. Nos recordaba a nosotros mismos, nuestra familia y nuestra casa entre los naranjos, pero en este caso rodeados de cerezos. Cuando empezamos a hablar con Teresa y con su hijo Alexander quedamos totalmente convencidos de haber encontrado lo que buscábamos. Teresa hablaba de sus cerezas con la misma pasión con que nuestro padre habla de las naranjas. Apostaban del mismo modo por la calidad de su producto, y eso nos daba una gran tranquilidad y también una gran alegría: por fin veíamos posible empezar a ofrecer cerezas a nuestros clientes. 

Les gustó mucho la idea de poder vender al consumidor final a través de Internet. Muchas veces se lo habían propuesto, pero se les hacía demasiado complicado y nunca habían llegado a tener una tienda online. Vimos mucha ilusión en sus rostros por empezar este proyecto juntos y desde el primer momento apostaron para que esto saliese bien.

Solo quedaba probar las cerezas. A la vista nos sorprendieron gratamente ¡eran las cerezas más grandes que habíamos visto nunca! Pero no podíamos ofrecer un producto que nos nos dejara 100% satisfechos por muy grandes y bonitas que fueran. El momento de probarlas era decisivo, y también fue el mejor: su jugo, su cantidad de carne y su sabor eran espectaculares. 

Por fin teníamos todo lo necesario para ofrecer a nuestros clientes un producto que fuese en la línea de nuestros cítricos, y además estábamos ayudando a una familia de agricultores a empezar un proyecto de venta online. Solo faltaba ponerlo en marcha y que la respuesta de nuestros clientes fuera positiva.

Ahora, a unas semanas de haber comenzado este proyecto común, y después de todos los comentarios positivos de los clientes que ya las habéis probado, podemos decir que hemos acertado en la elección de las cerezas, y que como siempre y una vez más, vuestra respuesta ha sido la esperada. 

 Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Acepto la política de privacidad