Noticias
Categoría

  • Arroz de jazmín crujiente, tofu con naranja y miel

    Aunque últimamente el tofu va ganado adeptos y cada vez está más de moda, todavía es uno de los alimentos desconocidos en nuestra cocina. Conocemos pocas recetas con tofu y aunque nos gustaría, muchas veces no se nos ocurre cómo prepararlo. Hoy os enseñamos cómo prepar tofu con naranja.

    Cada vez más vemos este ingrediente en las estanterías de los supermercados, pero no sabemos cómo cocinar el tofu ni cómo introducirlo en nuestra dieta, así que os vamos a dar una receta en la que vais a descubrir la versatilidad de este alimento y os vais a enamorar de él, al menos a mí me pasó.

    Arroz de jazmín cubierto de calabaza cremosa con algunos pistachos, col rizada, notas de naranja dulce y tofu caramelizado con miel ¡Sólo de pensarlo se me hace la boca agua! Os aseguro que esta receta no os dejará indiferentes.

    Arroz de jazmín crujiente con tofu, naranja y miel.

    Ingredientes:

    • 1 bloque de tofu.
    • 1 cebolla.
    • 2 dientes de ajo.
    • 50 gr. de pistachos.
    • 200 gr. de calabaza asada.
    • 2 cucharaditas de miel.
    • 200gr. de col rizada.
    • 6 naranjas.
    • 1 cucharadita de sal
    • 1 cucharadita de pimienta.
    • 240 gr. de arroz jazmín.
    • 1/4 taza de caldo de verduras.

    Elaboración:

    En primer lugar hay que escurrir el tofu. Aunque hay varios tipos de tofu, para esta receta recomedamos el tofu firme.

    Para escurrir el tofu lo sacamos del envoltorio, lo envolvemos con papel de cocina y presionamos varias veces para eliminar el exceso de líquido. Luego lo envolvemos de nuevo con papel absorvente y lo colocamos sobre un paño. Ponemos peso encima y lo dejamos durante 1 hora aproximadamente.

    El arroz:

    Calentamos una cucharada de aceite en una cazuela a fuego medio. Agregamos la cebolla picada y cocinamos hasta que esté transparente, alrededor de 7-8 min. Añadimos el ajo también picado y los pistachos y cocinamos durante 1 min. más.

    A continuación añadimos la calabaza cortada en dados, la col rizada picada, la ralladura de 2 naranjas (reservaremos la pulpa de las naranjas para decorar al final) y el zumo de las 4 naranjas restantes, la sal y la pimienta y removemos hasta que queden todos los ingredientes bien ligados.

    Para finalizar añadimos a la mezcla anterior el arroz cocido previamente según las instrucciones de cada fabricante, incorporamos el caldo de verduras y reservamos.

    El tofu:

    Calentamos una cucharada de aceite en una sartén a fuego medio-alto. Añadimos los cubos de tofu con cuidado y vertemos una cucharadita de miel por encima. Espolvoreamos con sal y pimienta y cocinamos hasta que el tofu esté dorado por ambos lados ( 3 min. aprox. por cada lado). Retiramos del fuego y añadimos otra cucharadita de miel por encima.

    Para servir vertemos una ración de arroz en un tazón, añadimos el tofu y los trozos de naranja por encima. También podemos decorar con pistachos troceados  y miel. Se sirve caliente.

     

    20 Abr • Noticias, Recetas • 0 comentarios

  • 5 Claves para una alimentación sana

    No todos los alimentos que nos venden como comida sana, bajos en grasas o light son saludables para nuestro organismo. Para llevar una alimentación sana hay que olvidarse de los falsos mitos que nos han hecho creer que todas las grasas son malas, y que nos tenemos que pasar el día contando calorías.

    El cuerpo necesita grasas y deben estar presentes en nuestra dieta, al igual que los hidratos de carbono y las proteínas, pero las grasas deben provenir de alimentos sanos, no de alimentos procesados. Hay que aprender a seleccionar los alimentos, comer aquellos menos procesados y atender más a la calidad del producto y sus valores nutricionales que a sus calorías.

    Una alimentación sana debe estar basada en alimentos naturales, cuanto menos procesados mejor, ya que en los alimentos ultraprocesados se alteran las propiedades saludables de los alimentos empeorando su calidad y llegando a ser muchas veces nocivos para la salud.

    El nutricionista Carlos Ríos en su blog realdooding.com, hace esta clasificación de los alimentos que deben estar presentes en nuestra alimentación diaria:

     

    1.- Verduras y Hortalizas 5.- Legumbres 9.- Cereales Integrales
    2.- Frutas 6.- Pescados y Mariscos 10.- Aceites vírgenes 6.- Pescados y Mariscos
    3.- Frutos secos y Semillas 7.- Huevos 11.- Lácteos de calidad
    4.- Tubérculos y Raíces 8.- Carnes 11.- Lácteos naturales 12.- Café, Cacao, Infusiones, Hierbas y Especias.

     

    5 Claves para una alimentación sana:

     

    1.-MUCHA FRUTA Y VERDURA

    Comer más frutas y verduras puede ayudar a reducir significativamente el riego de una serie de enfermedades crónicas: presión arterial alta, diabetes tipo 2, enfermedades cardíacas y obesidad. La fibra que aporta consumir piezas de fruta enteras ayuda a mantener sana la flora intestinal, lo que puede reducir el riesgo  de enfermedades autoinmunes e incluso mejorar el estado de ánimo.

    Hay que consumir frutas y verduras de temporada para garantizar que son frescas y que no han estado sometidas a procesos químicos para su conservación. En nuestra web encontraréis tanto cítricos como otras frutas totalmente naturales, enviadas directamente del campo en un plazo de 24 horas desde que han sido recolectadas bajo pedido.

    2.-GRANO ENTERO

    Los granos enteros son los menos procesados. Cuanto más se parezcan a su estado recién cosechado mejor: quinoa, arroz silvestre o integral, avena… También se puede considerar como grano entero la pasta de trigo integral y el pan de grano integral.

    ojo: que nos nos engañen con las afirmaciones de “grano entero” en la etiqueta. Hay que prestar atención a los ingredientes: los granos enteros siempre deben ser el primer ingrediente. La lista de ingredientes debe ser corta y reconocible, que conozcamos todos los ingredientes y cuanto menos azúcar añadido mejor.

    Las personas que comen más granos integrales tienen más facilidad para perder peso y mantenerlo a largo plazo.

    3.-MUCHO CUIDADO CON LOS ALIMENTOS PROCESADOS

    Los alimentos procesados industrialmente se procesan más allá del punto de reconocimiento y se les añade gran cantidad de azúcares y granos refinados, aceites parcialmente hidrogenados e ingredientes largos e irreconocibles. 

    Hay alimentos procesados limpios como el yogur, queso, pasta de trigo integral que son sanos y no se consideran ultraprocesados. El nutricionista Carlos Ríos hace una clasificación muy interesante de los alimentos procesados:

    Los buenos procesados:

    La comida real incluye a los buenos procesados. Estos son alimentos reales con un procesamiento industrial o artesanal beneficioso o inocuo para la calidad del alimento con respecto a sus propiedades saludables. En este segundo grupo encontraríamos los alimentos considerados de segunda gama (alimentos reales en conservas y semiconservas), tercera gama (alimentos reales congelados/ultracongelados), cuarta gama (alimentos reales envasados en atmósferas modificadas), quinta gama (platos de alimentos reales ya cocinados y envasados al vacío) y muchos otros más, el único requisito: toda aplicación en el procesamiento no debe interferir disminuyendo la calidad de los mismos, sino dejándola igual, aumentándola o si la disminuye que sea mínimamente. Se trata de poner el foco en la calidad de la comida.

    Los ultraprocesados:

    Son alimentos que han sufrido un procesamientos donde se les añade, retira, mezcla, texturiza, etc. una serie de ingredientes de baja calidad y/o donde el propio procesamiento disminuye su calidad. Esta peor calidad se traduce en un producto que se vende como alimento, pero que fisiológicamente en nuestro organismo tiene efectos perjudiciales en menor o mayor medida. 

    4.-LÍMITE DE AZÚCAR

    Hay que controlar no sólo el azúcar que nos ponemos en el café o té sino los azúcares añadidos a los alimentos que compramos en la tienda como refrescos, dulces o productos horneados, salsas, cereales.

    Hay que buscar alimentos sin azúcares añadidos o que el azúcar aparezca al final de la lista de los ingredientes, lo que quiere decir que hay poca cantidad.

    No hay que preocuparse por los azúcares naturalmente presentes en la fruta y los lácteos, ya que van acompañados de fibras, proteínas y/o grasas que ayudan a mitigar el efecto del azúcar sobre los niveles de insulina.

    5.-VIGILAR LA SAL

    Consumimos mucha más sal de la que necesitamos, aproximadamente 1 cucharadita de sal al día.

    El 80% del sodio en nuestras dietas proviene de alimentos preparados. Reducir el consumo de alimentos procesados ayudará a reducir el consumo de sal.

    Para ayudar a minimizar la sal condimenta tu comida con hierbas y especias, cítricos o vinagre. Es bueno usar sal pero de forma inteligente y con moderación.

     

    photo credit: wuestenigel <a href=”http://www.flickr.com/photos/30478819@N08/37723190175″>Penne with Broccoli, Pepper and Tomatoes</a> via <a href=”http://photopin.com”>photopin</a> <a href=”https://creativecommons.org/licenses/by/2.0/”>(license)</a>

    21 Feb • Noticias, Salud • 1 comentario

  • Leche asada light a la mandarina

    Después de los atracones de las fiestas navideñas, dulces, turrones, licores, etc., nuestro cuerpo necesita un descanso y nos pide alimentos más sanos y menos grasos. Toca cuidarse y cuidar la alimentación si queremos perder esos kilos de más que hemos ganado estos días. Para ello no es necesario pasar hambre ni renunciar a darnos un capricho, por eso os recomendamos la leche asada light a la mandarina, una receta de un postre sano, bajo en grasas y sobre todo muy rico.

    Podemos cuidar nuestro cuerpo y la alimentación sin echar a perder la dieta, lo importante es comer sano y consumir alimentos saludables, naturales, con pocas calorías y sobre todo frescos, nada de alimentos procesados y ricos en grasas saturadas. Es por eso que hoy os traemos una receta de un postre bajo en calorías, muy sano y con el que nos podremos permitir darnos ese “caprichito” de tomar un trozo de pastel sin engordar ni sentirnos culpables.

    Todos los ingredientes que vamos a usar para la elaboración de la leche asada light a la mandarina son bajos en calorías y grasas, y sobre todo son totalmente naturales y sanos.

    La leche asada es un postre tradicional chileno, al que le hemos dado un toque más original añadiendo mandarinas de nuestra propia cosecha para darle más sabor. Este postre es parecido al flan, pero se diferencia de éste en el modo de cocción que explicaremos más adelante. 

    Ingredientes:

    • 1 litro de leche desnatada.
    • 70 gramos de Stevia en polvo.
    • 5 huevos.
    • Esencia de vainilla.
    • Canela al gusto.
    • 5 ó 6 mandarinas.

    Elaboración:

    1. Precalentamos el horno a 180ºC.
    2. En una cazuela añadimos los 5 huevos y la stevia, y removemos un poco para que se vayan mezclando los ingredientes. A continuación añadimos la leche, la vainilla, la canela y la ralladura de mandarinas. Removemos con unas varillas hasta que quede una mezcla bastante homogénea.
    3. Cuando estén bien mezclados todos lo ingredientes, los calentamos a fuego medio durante un par de minutos sin parar de remover. Es muy importante que no llegue a hervir.
    4. A continuación vertemos la mezcla en una fuente para horno y horneamos durante 40 minutos a 180ºC.
    5. Mientras se va cocinando la leche haremos la salsa de mandarinas. Para ello pelamos y troceamos las mandarinas. Las cocemos en una olla o cazuela durante unos 20 minutos. Cuando las mandarinas ya están cocidas, las trituramos con una batidora hasta que queden con la textura similar a una papilla. Si nos gusta más líquida podemos añadir agua. Si preferimos más dulce añadimos stevia. Reservamos.
    6. Sacamos del horno la leche asada a la mandarina y cuando haya bajado la temperatura la guardamos en el frigorífico. Servimos bien frío acompañado de la salsa.

     

    16 Ene • Noticias, Productos Gourmet, Recetas • 2 comentarios

  • Cuál es la cantidad diaria recomendada de Vitamina C

    ¿Cuántas naranjas debemos tomar para ingerir la cantidad diaria recomendada de Vitamina C?

    Hemos escuchado muchas veces que hay la vitamina C es esencial para nuestro organismo, pero ¿cuántas veces nos hemos parado a pensar si nos tenemos que dar un atracón de naranjas para no coger un catarro en invierno, o si con una pequeña dosis al día es suficiente?

    No se trata de atiborrarnos a comer naranjas ni zumo de naranja, ya que como todo, abusar no es bueno, pero tampoco quedarnos cortos, ya que puede tener sus consecuencias.  Hay que prevenir tanto déficit como excesos de esta vitamina.

    Un vaso de zumo de naranja aporta el 100% de la cantidad diaria recomendada de esta vitamina. 1 vaso de 250 ml contiene 135 mg de vitamina C.

    La vitamina C fortalece todo nuestro sistema inmunitario y por tanto hará que estemos menos expuestos a procesos víricos en forma de gripes y resfriados. En invierno, con el frío, evita que nuestras defensas decaigan de forma considerable.

    El zumo de naranja también actúa como antioxidante, limpia nuestras venas y arterias y evita la aparición de radicales libres.

    Consecuencias de la carencia o exceso de Vitamina C

    Tomar muy poca vitamina C durante varias semanas puede causar cansancio, inflamación de las encías, pequeñas manchas de color rojo o violeta en la piel, dolor en las articulaciones y mala cicatrización de las heridas.

    En cambio, el exceso de esta vitamina puede perjudicar también nuestra salud. Aunque esta vitamina no se almacena en nuestro organismo, sino que el exceso se elimina por la orina, un consumo superior a 2 ó 3 gr. diarios puede provocar molestias digestivas y cálculos en el riñón entre otras molestias.

    Lo mejor es evitar todo tipo de suplementos de esta vitamina, ya que es fácil de cubrir la cuota diaria con los alimento, y prevenir tanto déficit como exceso.

     

    5 Dic • Noticias • 2 comentarios

  • 5 Razones para que tu hijo coma mandarinas

    La fruta es esencial en la alimentación de pequeños y mayores. Es en la niñez donde se adquieren los hábitos de una buena alimentación sana y saludable. Para que empiecen a tomar fruta, es muy importante que les resulte agradable y sabrosa, y la mandarina es ideal para ello, no sólo por su sabor sino por sus múltiples beneficios. Hoy os contamos 5 razones para que tu hijo coma mandarinas.

    Hay que acostumbrar a los pequeños a comer frutas, verduras y alimentos saludables en lugar de alimentos ricos en grasas y azúcares. Nosotros como padres, debemos hacerles ver que las frutas y verduras son necesarias para su organismo y debemos hacer lo posible para mostrarles estos productos de forma atractiva

    Las mandarinas son una fruta ideal para los más pequeños por su tamaño, que las hace ideales como snack, para tomarlas en el recreo del cole, por su sabor dulce y por la gran cantidad de beneficios que aporta al organismo.

    Su consumo es más beneficioso en invierno y en los cambios de estación cuando suelen producirse altibajos en el sistema de defensas de los niños y son más vulnerables a sufrir resfriados e infecciones.

    Una vez cumplido el primer año, los niños deberían consumir 2 piezas de fruta al día y 1 de ellas debería ser cítrica. Además si son mandarinas recién recolectadas su aroma y sabor más intenso las harán todavía más atractivas para los más golosos.

    Los 5 beneficios de las mandarinas

    1. Constituyen una enorme fuente de nutrientes esenciales, muy importante para garantizar un buen crecimiento físico y desarrollo intelectual.
    2. Gracias a su alto contenido en vitamina C, intervienen en la formación de colágeno, huesos y dientes, glóbulos rojos, y favorecen la absorción de hierro de los alimentos, lo que aumenta las defensas ante las infecciones y previene la anemia.
    3. Es la fruta que más betacaroteno contiene con un gran poder antioxidante, actúa contra los radicales libres y protege al organismo de enfermedades cardiovasculares.
    4. Tienen un gran contenido en agua, lo que aporta un gran poder saciante, ayuda a controlar el apetito y además es diurética y ayuda a eliminar toxinas. 
    5. Tienen un alto contenido en fibra que evita el estreñimiento

     

     

    26 Oct • Noticias • 0 comentarios

  • Mano de buda: el cítrico más curioso

    La mano de buda es una variedad de cítrico muy similar al limón pero con una forma muy original, ya que los brotes que tiene en su parte inferior recuerdan a una mano con dedos colgando. Se trata de uno de los cítricos más curiosos que existen.

    Este cítrico con forma de mano tiene su origen en los países asiáticos, donde se usaba como símbolo de la riqueza, felicidad y longevidad. Lo solían usar como ofrenda a sus dioses en altares, abierto por la mitad, para aprovechar sus cualidades aromáticas. Debido a sus propiedades medicinales, también se usaba como expectorante, digestivo y tónico, pero con el paso del tiempo su aroma fresco y agradable pasó a ser el principal valor de este cítrico, y empezó a usarse para la elaboración de perfumes y cosméticos.

    Las grandes propiedades aromáticas de la mano de buda lo han convertido en un cítrico con gran potencial en la alta cocina. A pesar de que su pulpa es algo áspera, con poco zumo y a veces muy ácida, de su corteza se extrae uno de los néctares más sabrosos que se conocen, especialmente cuando se prepara caramelizada. Por eso la forma más habitual de comerlo es rebanándolo en láminas o tiras y usarlo como aderezo para salsas, ensaladas o postres.

    Se trata de una fruta muy versátil, ya que además de usarse como remedio natural para ciertas dolencias y de su uso en la cocina, también puede usarse como ambientador para el hogar e incluso para los armarios debido a su intensa fragancia y aroma floral, cítrico y fresco.

     

    11 May • Noticias • 0 comentarios

  • Polos tutifruti con zumo de naranja

    Si no sabéis cómo hacer que vuestros hijos tomen fruta y habéis probado ya todas las formas posibles, os traemos la solución perfecta. Aprovechando que llega el calor y que a los peques de la casa les encantan los helados, vamos a preparar unos deliciosos polos tutifruti con zumo de naranja natural con el que se chuparán los dedos, nunca mejor dicho jeje.

    La elaboración es muy sencilla, solamente necesitamos unos moldes de polo y la fruta. Nosotros hemos usado naranjas de zumo, fresas, arándanos y frambuesas, aunque se puede poner cualquier tipo de fruta fresca.

    Los moldes los podremos encontrar con los palos ya incorporados o podemos comprar los palos a parte, como prefiráis. En este caso nosotros hemos optado por poner palos de madera, que dan un toque más “vintage”.

    Ingredientes:

    • 2 naranjas de zumo.
    • 4 fresas.
    • Un puñado de arándanos.
    • Un puñado de frambuesas.

    Elaboración:

    En primer lugar exprimimos las naranjas y reservamos el zumo.

    A continuación, lavamos el resto de la fruta, cortamos las fresas a rodajas y lo mezclamos todo en un bol. Si vemos que las frambuesas quedan muy grandes podemos partirlas por la mitad.

    Para rellenar los moldes de polo pondremos en primer lugar la fruta con la ayuda de una cucharilla, controlando que la cantidad sea la adecuada, para ello, llenaremos sólo una tercera parte del molde con la fruta, y seguidamente verteremos el zumo. Repetiremos la operación con el resto de los moldes.

    Para finalizar pondremos los palos y meteremos en el congelador. Si los moldes que tenéis no tienen tapa no pasa nada, simplemente tendréis que controlar que no se derramen a la hora de meterlos en el congelador.

    Esperamos unas horitas y…. ¡A comer fruta fresca! ???

     

    Fuente de la imagen: Pinterest

    30 Mar • Noticias, Recetas • 0 comentarios

  • Cómo preparar Agua de Azahar casera

    El agua de azahar se obtiene a partir de las flores blancas procedentes de los naranjos y otros árboles que producen frutos cítricos, como el limonero, pomelos, mandarinos, etc. Tiene multitud de propiedades, por ello se ha utilizado desde hace cientos de años para fines medicinales, en la elaboración de dulces, y por supuesto en perfumería.

    Con el agua de azahar aportaremos a nuestros dulces un sabor único. También lo podemos usar en el campo de la cosmética, a modo de tónico facial, puesto que la flor de azahar cuenta con propiedades hidratantes para la piel. Y por supuesto, si la tomamos como infusión nos beneficiaremos de todas sus propiedades terapéuticas.

    En infusión se emplea fundamentalmente:

    • Para aliviar molestias menstruales.
    • Estados nerviosos.
    • Palpitaciones.
    • Para las personas con la tensión baja ya que sus propiedades la hacen muy recomendable en los desmayos y desvanecimientos, sobre todo de la mujer.
    • En casos de insomnio (tanto de niños como de adultos).
    • Gases intestinales.
    • Espasmos digestivos.
    • Es un excelente remedio para el cólico infantil.
    • Está indicada en el síndrome del “colon irritable”, que produce dolor y trastornos del tránsito intestinal.

    El agua de azahar es un líquido transparente y muy aromático que debe conservarse en el frigorífico y en envases de cristal oscuro que la preserven de la luz. El agua de azahar es de larga conservación pero si ves que el líquido amarillea, que cambia la textura o aparecen posos, es momento de deshacerse de ella.

    Preparación:

    Para preparar el agua de azahar debemos utilizar las flores secas. Necesitaremos 50 gr. para medio litro de agua mineral. En cambio para tomarla en infusión nos sirven tanto las flores secas como las frescas, en este caso usaremos 5 flores por persona.

    Si queremos podemos secar las flores en casa de forma muy sencilla. Se ponen bien esparcidas sobre telas porosas que dejen pasar el aire, o sobre enrejados metálicos, en un lugar bien ventilado y a la sombra.

    1. En primer lugar calentamos el agua y llevamos a punto de ebullición. Apagamos el fuego tras la primera ebullición y añadimos las flores de azahar. Removemos las flores para que su esencia quede disuelta en el agua caliente.
    2. Vertemos el contenido a un bol y lo tapamos con papel film transparente. Dejamos reposar el contenido en un lugar a la sombra a temperatura ambiente durante 1 día entero
    3. Transcurridas 24 horas, colamos el agua con un colador de tela o con la ayuda de una gasa, y lo guardamos en una botella de cristal oscuro en el frigorífico

    Podemos obtener más cantidad de agua de azahar, doblando las cantidades de los ingredientes, pero siempre siguiendo la misma proporción, por medio litro de agua mineral, 50 gramos de flores de azahar secas.

     

    23 Mar • Noticias, Recetas, Salud • 0 comentarios

  • Pastel de yogur griego y cítricos

    Si sois de los que no se pueden resistir a una deliciosa tarta de queso, no podéis dejar de probar este pastel de yogur griego y cítricos. De consistencia y textura muy parecida, este pastel no lleva queso, sino yogur griego. Una delicia para los paladares más exquisitos.

    Además, si queréis guardar la linea podéis hacer la versión un poco más “light” cambiando el azúcar por edulcorante y usando yogures griegos 0% materia grasa.

    El toque final, como no,  se lo da la cobertura de naranjas 100% naturales y recién recolectadas… ¡Un postre 10 al que no te podrás resistir! 😉

    Ingredientes:

    • 3 huevos grandes.
    • 75 gr. de azúcar.
    • 35 gr. de harina para repostería.
    • 1/4 cucharadita de levadura.
    • 3 yogures griegos.
    • Zumo natural de 1/2 limón.

    Para la cobertura:

    • 2 naranjas.
    • 10 gr. de azúcar.
    • 3 láminas de gelatina.
    • 65 ml. de agua.
    • 1 cucharadita de agua de azahar.

    Elaboración:

    Para la elaboración del pastel necesitamos un molde de unos 18 cm. que untaremos con un poco de aceite o mantequilla para que no se nos pegue la masa.

    En primer lugar precalentamos el horno a 160ºC. Mientras tanto, separamos las claras de los 3 huevos y las montamos a punto de nieve. Reservamos.

    A continuación batimos las yemas junto con el azúcar hasta obtener una crema homogénea de color claro. Seguidamente añadimos la harina y la levadura, y cuando estén bien mezclados todos los ingredientes incorporamos poco a poco el yogur, el zumo de limón y removemos bien hasta que quede todo bien ligado.

    Por último añadimos con mucho cuidado las claras a punto de nieve y removemos lentamente hasta que queden bien mezcladas con la crema.

    Vertemos la masa en el molde y horneamos durante 15 min. a 160ºC, y luego 30 min. más a 150ºC.

    Sacamos del horno y dejamos enfriar. Una vez fría la metemos en el frigorífico al menos 8 horas.

    Cobertura:

    Exprimimos una de las naranjas, y la otra la pelamos y la cortamos a rodajas

    A continuación ponemos en remojo las láminas de gelatina en agua fría por lo menos durante 5 min. Mientras tanto añadimos el azúcar al agua y calentamos hasta que se disuelva. Dejamos a fuego lento durante 5 min. para que se forme una especie de sirope. Seguidamente, sin retirar el sirope del fuego, añadimos las láminas de gelatina bien escurridas y removemos hasta que se disuelvan.

    Sacamos del fuego y vamos añadiendo poco a poco el zumo de naranja (60 ml aprox.) y el agua de azahar. Removemos bien.

    Por último dejamos que enfríe a temperatura ambiente hasta que empiece a espesar un poco (sin meterlo en la nevera).

    Sacamos el pastel de la nevera, añadimos las rodajas de naranja por encima y con la ayuda de una brocha o simplemente a cucharadas, ponemos la cobertura en el pastel.

    Metemos nuevamente el en el frigorífico durante una media hora y…  ¡A comer!

     

     

    16 Mar • Noticias, Recetas • 0 comentarios

  • Sangría de naranja sanguina

    La primavera ya está a la vuelta de las esquina. Los días empiezan a ser más largos y soleados, apetece pasar más tiempo al aire libre, sentarnos en las terrazas con amigos, y tomar bebidas más refrescantes. Aprovechando que es temporada de naranjas sanguinas, hoy os proponemos una nueva versión de la sangría, una de las bebidas típicas españolas más famosas de la temporada de primavera y verano: Sangría de naranjas sanguinas.

    Es importante que las naranjas sanguinas sean naturales, sin ningún tipo de tratamiento en su piel, ya que vamos a usarla para nuestra receta. Si no sabes dónde comprarlas, no lo dudes y adquiere las naranjas sanguinas recién recolectadas y sin tratamientos post recogida.

    Ingredientes:

    • 6 naranjas sanguinas.
    • 2 botellas de vino tinto.
    • 250 ml. de agua mineral con gas.
    • 125 ml. de Brandy.
    • 350 gr. de fresas.
    • 300 gr. de frambuesas.
    • 1 manzana.
    • 250 gr. de azúcar.

    Preparación:

    Vertemos el azúcar en un tazón. A continuación rallamos la piel de una sanguina y la añadimos al tazón con el azúcar. Removemos y mezclamos bien ambos ingredientes hasta que queden bien ligados. 

    Con las naranjas restantes, exprimimos 4 de ellas para hacer zumo, y la otra sanguina la pelamos y troceamos. Reservamos la naranja picada en un bol.

    A continuación troceamos la fruta restante: las fresas, las frambuesas y la manzana, y añadimos los trozos al bol donde estaba la sanguina picada.

    Para finalizar, en una jarra grande vertemos el vino, el brandy, el zumo de sanguina, el agua, la fruta troceada y removemos un poco para que se mezclen todos los ingredientes. Por último añadimos el azúcar y seguimos removiendo bien para que el azúcar se disuelva.

    Guardamos en el frigorífico y a la hora de servir añadimos cubitos de hielo.

    ¡A disfrutar de una refrescante copita de Sangría de naranja sanguina y del buen tiempo!

     

    Fuente de la imagen: Pinterest

    2 Mar • Noticias • 0 comentarios