limón
Posts

  • 5 formas de tomar cáscara de limón

    El limón es uno de los cítricos más versátiles que tenemos, igual lo utilizamos como aderezo para resaltar los sabores de nuestros platos o como ingrediente principal para preparar deliciosos postres. Pero, ¿sabíais que la cáscara de limón posee hasta 10 veces más vitaminas, minerales y fibras que su zumo?

    En la cáscara del limón encontramos calcio, potasio, vitamina C, fibras, ácido cítrico, aceites esenciales, citronela, ácido málico, ácido fórmico o pectina. Muchas de estas sustancias aportan a nuestro organismo gran cantidad de beneficios de los que nos podemos aprovechar tomando cáscara de limón.

    Beneficios de la cáscara de limón:
    • Elimina toxinas del cuerpo, y por lo tanto también tiene un efecto rejuvenecedor.
    • Elimina los gases intestinales y reduce la hinchazón abdominal.
    • Ayuda a depurar el hígado.
    • Favorece la digestión y previene problemas de estreñimiento.
    • Potente fortalecedor del sistema inmunológico. Ayuda a prevenir infecciones, problemas respiratorios y reduce el tiempo y los síntomas de la gripe y resfriados.
    • Ayuda a disminuir los niveles de presión arterial alta.
    • Favorece la alcalinidad de la sangre.
    • Combate el nerviosismo.
    • Es antiséptica.
    • Elimina el exceso de grasa en la piel por sus propiedades astringentes.
    • Ayuda a blanquear las manchas de la piel y los dientes.
    • Minimiza los riesgos de cáncer.
    Os proponemos cinco formas diferentes de poder tomar cáscara de limón:
    1. Cáscara rallada: con la ralladadura de la piel podemos aderezar multitud de platos, e incluso utilizarla para preparar postres, salsas, etc y darle un toque cítrico y aromático a nuestros platos.
    2. Infusiones: podemos añadir la corteza del limón a la infusión y dejar reposar durante unos minutos. De esta forma no sólo daremos sabor a la infusión sino que además nos beneficiaremos de todas sus vitaminas.
    3. Cáscara confitada: una forma golosa de tomar la piel del limón es confitando su cáscara. Requiere de bastante trabajo y tiempo de elaboración, ya que hay que hervir varias veces la cáscara. Si no tenéis tiempo para hacerlo, os recomendamos nuestras Delicias de Limón y Chocolate, bombones elaborados artesanalmente: la piel de nuestros limones confitada y bañada con chocolate. ¡Un auténtico placer para el paladar!
    4. Azúcar con sabor a limón: consiste en mezclar la ralladura de la piel del limón con azúcar y esperar a que se seque. Una forma sutil de aprovecharnos de sus beneficios si no queremos que se note demasiado el sabor.
    5. Aceite de oliva aromatizado: en un recipiente de cristal añadimos varias pieles de limón y a continuación vertemos el aceite. Dejamos macerar durante un mes.

     

    25 Nov • Noticias, Productos Gourmet, Recetas, Salud • 2 comentarios

  • 5 beneficios de tomar agua tibia con limón en ayunas

    Muchas veces utilizamos el limón como condimento natural para realzar el sabor de nuestros platos, pero si fuéramos realmente conscientes de todas las propiedades que contiene lo incluiríamos más en nuestra dieta. Una de las formas con la que más nos podemos aprovechar de todos sus beneficios es tomando agua tibia con limón por las mañanas.

    Simplemente hay que añadir el zumo de medio limón a una taza de agua tibia y en poco tiempo comenzaremos a descubrir sus beneficios en nuestro cuerpo. Eso sí, para poder beneficiarnos de todas sus propiedades es importante que los limones sean naturales, como nuestros limones recién recolectados.

    Ayuda en la pérdida de peso

    Las propiedades del limón para adelgazar son muy conocidas y valoradas. El zumo de limón tiene una gran poder diurético y depurativo, por lo que es ideal para combatir la retención de líquidos y para eliminar toxinas e impurezas.

    Los limones son ricos en fibra pectina, que ayuda a mantener la sensación de saciedad evitando el picoteo entre horas y crea un ambiente alcalino en el cuerpo que ayuda a perder peso más rápidamente. Además ayudan a regular nuestro metabolismo.

    Por estos dos motivos fundamentalmente es una bebida ideal para tomar en ayunas.

    Ayuda a la digestión

    El limón estimula el hígado para producir más bilis, creando una digestión más sana. El zumo de limón en ayunas ayuda a regular los niveles de PH en nuestro sistema digestivo y combinado con el agua tibia resulta ideal a la hora de aliviar trastornos digestivos comunes como el ardor de estómago, gases y distensión abdominal. Además ayuda a estimular los movimientos intestinales.

    Depura el hígado

    Esta bebida es un remedio ideal para quienes sufren de problemas hepáticos debidos al alcohol, obesidad, etc, ya que depura el hígado de forma rápida y como hemos dicho anteriormente, fomenta la producción de bilis, lo que favorece la eliminación de cálculos biliares.

    Estimula el sistema inmunológico

    El limón es un nutriente esencial para mantener una buena salud. Como sabemos es rico en vitamina C, que ayuda a aliviar los síntomas y la duración del resfriado, pero además contiene calcio, fósforo, magnesio, hierro y fibra, convirtiéndose en un alimento ideal a la hora de aumentar las defensas de forma natural. Previene enfermedades e infecciones y es un maravilloso depurador de la sangre.

    El agua tibia con limón ayuda al sistema inmunológico mediante la hidratación y la reposición de los fluidos perdidos en el cuerpo.

    Alcaliniza el cuerpo

    Beber agua tibia con limón regularmente ayuda a eliminar la acidez total del cuerpo, incluyendo el ácido úrico en las articulaciones, y ayuda a equilibrar los niveles de PH en el cuerpo.

    El limón es una alimento ácido, pero que al entrar en contacto con nuestro cuerpo y ser metabolizado, se convierte en alcalino, ayudando de forma natural a alcalinizar la sangre y equilibrar los niveles de PH.

    8 Abr • Noticias • 18 comentarios

  • Jarabe casero de miel y limón para combatir los síntomas del resfriado

    Estas últimas semanas el frío ha llegado con fuerza, y como es habitual en estas fechas, los catarros y los resfriados no se han hecho esperar, haciendo sus estragos en muchos de nosotros: dolores de garganta, mocos, congestión nasal, tos… Por eso hoy os recomendamos esta receta para preparar un jarabe casero de miel y limón para la tos y combatir los síntomas del resfriado.

    Ayer, hablando con una buena amiga de la familia, nos comentó que estaba usando nuestros limones para preparar un jarabe casero para el catarro. “Muy a mi pesar”, nos decía, ” porque preferiría usarlos para prepararme un daiquiri, pero el daiquiri no me quita la tos”.  Y tiene toda la razón, a parte de usar el limón por su aroma y sabor, ¿de qué otras formas podemos consumirlo?. Su comentario me hizo pensar que muchas veces consumimos alimentos porque nos gustan, pero además tienen unas propiedades excelentes que no sabemos aprovechar.

    La receta del jarabe casero a base de miel, limón y jengibre se la recomendó una bióloga y nutricionista. Además de las propiedades antisépticas, expectorante, antioxidante, antitusivo… ¡el jarabe está para chuparse los dedos! Y como nosotros somos fieles a todo lo natural, nos la hemos apuntado.

    Así que aquí os la dejo, para los que estéis pasando por los horribles síntomas de la gripe y el resfriado.

    Ingredientes:

    Ingredientes para preparar jarabe casero contra los síntomas del resfriado.: jengibre, miel y limón.

    Ingredientes para preparar jarabe casero contra los síntomas del resfriado.

    Preparación:

    Rallamos el jengibre y lo ponemos en una taza. A continuación vertemos agua hirviendo, tapamos la taza con un plato y lo dejamos reposar durante 20 minutos aprox. Una vez pasados los 20 minutos, añadimos el zumo de limón y la miel al gusto.

    Nota: Si no queremos rallar el jengibre, podemos cortar un par de rodajas finas y hervirlas durante 10-15 minutos. Después añadiremos el zumo de limón y la miel.

    Truco:

    Si queremos tener este remedio siempre en casa sin necesidad de prepararlo cada vez, os recomiendo este truco:

    Introducimos en un tarro con tapa el jengibre cortado en juliana, encima colocamos el limón en rodajas, y cubrimos con la miel. Tapamos el tarro (cualquier tarro de consevas es válido) y lo guardamos en la nevera, donde lo podremos conservar durante unos 2 meses. Cuando queramos prepararnos la infusión, sólo necesitamos una o dos cucharaditas del jarabe y añadirle agua caliente.

    Además del jarabe, hay dos elementos esenciales para llevar mejor los síntomas del resfriado: mucha agua y muchos mimos 😉

    ¡Ánimo y a recuperarse!

    29 Ene • Recetas, Salud • 7 comentarios