postres
Posts

  • Leche asada light a la mandarina

    Después de los atracones de las fiestas navideñas, dulces, turrones, licores, etc., nuestro cuerpo necesita un descanso y nos pide alimentos más sanos y menos grasos. Toca cuidarse y cuidar la alimentación si queremos perder esos kilos de más que hemos ganado estos días. Para ello no es necesario pasar hambre ni renunciar a darnos un capricho, por eso os recomendamos la leche asada light a la mandarina, una receta de un postre sano, bajo en grasas y sobre todo muy rico.

    Podemos cuidar nuestro cuerpo y la alimentación sin echar a perder la dieta, lo importante es comer sano y consumir alimentos saludables, naturales, con pocas calorías y sobre todo frescos, nada de alimentos procesados y ricos en grasas saturadas. Es por eso que hoy os traemos una receta de un postre bajo en calorías, muy sano y con el que nos podremos permitir darnos ese “caprichito” de tomar un trozo de pastel sin engordar ni sentirnos culpables.

    Todos los ingredientes que vamos a usar para la elaboración de la leche asada light a la mandarina son bajos en calorías y grasas, y sobre todo son totalmente naturales y sanos.

    La leche asada es un postre tradicional chileno, al que le hemos dado un toque más original añadiendo mandarinas de nuestra propia cosecha para darle más sabor. Este postre es parecido al flan, pero se diferencia de éste en el modo de cocción que explicaremos más adelante. 

    Ingredientes:

    • 1 litro de leche desnatada.
    • 70 gramos de Stevia en polvo.
    • 5 huevos.
    • Esencia de vainilla.
    • Canela al gusto.
    • 5 ó 6 mandarinas.

    Elaboración:

    1. Precalentamos el horno a 180ºC.
    2. En una cazuela añadimos los 5 huevos y la stevia, y removemos un poco para que se vayan mezclando los ingredientes. A continuación añadimos la leche, la vainilla, la canela y la ralladura de mandarinas. Removemos con unas varillas hasta que quede una mezcla bastante homogénea.
    3. Cuando estén bien mezclados todos lo ingredientes, los calentamos a fuego medio durante un par de minutos sin parar de remover. Es muy importante que no llegue a hervir.
    4. A continuación vertemos la mezcla en una fuente para horno y horneamos durante 40 minutos a 180ºC.
    5. Mientras se va cocinando la leche haremos la salsa de mandarinas. Para ello pelamos y troceamos las mandarinas. Las cocemos en una olla o cazuela durante unos 20 minutos. Cuando las mandarinas ya están cocidas, las trituramos con una batidora hasta que queden con la textura similar a una papilla. Si nos gusta más líquida podemos añadir agua. Si preferimos más dulce añadimos stevia. Reservamos.
    6. Sacamos del horno la leche asada a la mandarina y cuando haya bajado la temperatura la guardamos en el frigorífico. Servimos bien frío acompañado de la salsa.

     

    16 Ene • Noticias, Productos Gourmet, Recetas • 2 comentarios

  • Cómo preparar sorbete de mandarina natural

    Estamos en pleno mes de octubre y la temporada de los cítricos está empezando. Hoy os proponemos una receta ideal para aprovechar al máximo el sabor y las vitaminas del primer cítrico que madura en los árboles: Sorbete de mandarina.

    Esta receta nos va a venir genial, ya que acabamos de comenzar la temporada de las mandarinas y están en su punto perfecto de sabor y frescura.

    El sorbete de mandarina es el postre perfecto si quieres terminar una comida o cena con un dulce que te ayude a desempalagar y refrescarte la boca.

    Además os enseñaremos cómo servir el sorbete de una forma muy original. El recipiente serán las propias mandarinas vacías y congeladas. Primero os enseñaremos cómo hacer los recipientes con las mandarinas y luego explicaremos cómo se elabora el sorbete.

    Ingredientes:

    • 14 mandarinas.
    • 200 gr. de azúcar glass.
    • 1 huevo.

    Mandarinas heladas:

    Lavamos y secamos las mandarinas. Cortamos la parte superior a modo de “sombrero”

    Retiramos la pulpa con la ayuda de un cuchillo sin punta y una cucharilla, la pasamos por el chino y reservamos el zumo.

    Metemos en el congelador las mandarinas vacías.

    Mientras se congelan las mandarinas, vamos a hacer el sorbete.

     

    Elaboración del sorbete de mandarina:

    En primer lugar colocaremos un recipiente rectangular en el congelador.

    A continuación cogemos el zumo que habíamos hecho de la pulpa y le añadimos la clara de un huevo. 

    Seguidamente tamizamos el azúcar glass y lo vamos vertiendo poco a poco a la clara de huevo y el zumo de mandarina,  removiendo con unas varillas. El azúcar debe estar bien disuelto para no formar cristales. 

    Vertemos toda la mezcla en el recipiente que habíamos refrigerado y guardamos en el congelador. 

    Dejamos unas 8 horas en el congelador removiendo de vez en cuando con un tenedor, primero cada hora y luego cada 2 horas.

    Cuando el sorbete esté listo rellenaremos las mandarinas y las guardamos de nuevo en el congelador hasta que las vayamos a servir.

    NOTA: para que el sorbete no esté muy duro, os aconsejamos sacarlo del congelador a temperatura ambiente 5 minutos antes de servir.

     

     

     

     

    17 Oct • Recetas • 0 comentarios

  • Pastel de yogur griego y cítricos

    Si sois de los que no se pueden resistir a una deliciosa tarta de queso, no podéis dejar de probar este pastel de yogur griego y cítricos. De consistencia y textura muy parecida, este pastel no lleva queso, sino yogur griego. Una delicia para los paladares más exquisitos.

    Además, si queréis guardar la linea podéis hacer la versión un poco más “light” cambiando el azúcar por edulcorante y usando yogures griegos 0% materia grasa.

    El toque final, como no,  se lo da la cobertura de naranjas 100% naturales y recién recolectadas… ¡Un postre 10 al que no te podrás resistir! 😉

    Ingredientes:

    • 3 huevos grandes.
    • 75 gr. de azúcar.
    • 35 gr. de harina para repostería.
    • 1/4 cucharadita de levadura.
    • 3 yogures griegos.
    • Zumo natural de 1/2 limón.

    Para la cobertura:

    • 2 naranjas.
    • 10 gr. de azúcar.
    • 3 láminas de gelatina.
    • 65 ml. de agua.
    • 1 cucharadita de agua de azahar.

    Elaboración:

    Para la elaboración del pastel necesitamos un molde de unos 18 cm. que untaremos con un poco de aceite o mantequilla para que no se nos pegue la masa.

    En primer lugar precalentamos el horno a 160ºC. Mientras tanto, separamos las claras de los 3 huevos y las montamos a punto de nieve. Reservamos.

    A continuación batimos las yemas junto con el azúcar hasta obtener una crema homogénea de color claro. Seguidamente añadimos la harina y la levadura, y cuando estén bien mezclados todos los ingredientes incorporamos poco a poco el yogur, el zumo de limón y removemos bien hasta que quede todo bien ligado.

    Por último añadimos con mucho cuidado las claras a punto de nieve y removemos lentamente hasta que queden bien mezcladas con la crema.

    Vertemos la masa en el molde y horneamos durante 15 min. a 160ºC, y luego 30 min. más a 150ºC.

    Sacamos del horno y dejamos enfriar. Una vez fría la metemos en el frigorífico al menos 8 horas.

    Cobertura:

    Exprimimos una de las naranjas, y la otra la pelamos y la cortamos a rodajas

    A continuación ponemos en remojo las láminas de gelatina en agua fría por lo menos durante 5 min. Mientras tanto añadimos el azúcar al agua y calentamos hasta que se disuelva. Dejamos a fuego lento durante 5 min. para que se forme una especie de sirope. Seguidamente, sin retirar el sirope del fuego, añadimos las láminas de gelatina bien escurridas y removemos hasta que se disuelvan.

    Sacamos del fuego y vamos añadiendo poco a poco el zumo de naranja (60 ml aprox.) y el agua de azahar. Removemos bien.

    Por último dejamos que enfríe a temperatura ambiente hasta que empiece a espesar un poco (sin meterlo en la nevera).

    Sacamos el pastel de la nevera, añadimos las rodajas de naranja por encima y con la ayuda de una brocha o simplemente a cucharadas, ponemos la cobertura en el pastel.

    Metemos nuevamente el en el frigorífico durante una media hora y…  ¡A comer!

     

     

    16 Mar • Noticias, Recetas • 0 comentarios

  • Cheesecake de mango

    Estamos en plena temporada de mangos, una fruta tropical de origen asiático pero que actualmente se cultiva ya en muchos países occidentales. El mango es rico en azúcares, fibra y vitamina C, además de ser un gran antioxidante. Su sabor dulce hace de esta fruta un ingrediente ideal en repostería, como en la receta que os proponemos: Cheesecake de mango.

    Para elaborar el Cheesecake de mango, no necesitamos más de 15 minutos ni vamos a utilizar el horno, por lo que es una de esas recetas sencillas con la que seguro que os chuparéis los dedos, eso sí, siempre que el mango sea de temporada y de buena calidad para que conserve todo su sabor, ya que es el ingrediente estrella de la receta.

    Ingredientes:

    • Galletas de chocolate tipo “cookies”.
    • 2 cucharadas de mantequilla.
    • 2 mangos.
    • 250 gr. de queso crema.
    • 4 0 5 cucharadas soperas de leche condensada.

    Elaboración:

    En primer lugar troceamos las galletas hasta convertirlas en migas y reservamos una parte para espolvorear por encima una vez finalizada la receta.

    A continuación derretimos la mantequilla y la mezclamos con las migas de galleta, presionando suavemente con las manos hasta conseguir una masa homogénea. Si queremos que la masa de galletas nos quede más suelta, añadiremos menos mantequilla.

    Una vez hecha la masa, la repartimos en vasitos individuales.

    Ahora pelamos el mango y le quitamos el hueso. Batimos la pulpa con una batidora hasta conseguir un puré.

    Seguidamente, en un recipiente grande agregamos el queso crema y la leche condensada, y batimos a alta velocidad durante unos 2-3 minutos. Añadimos el puré de mango y removemos hasta que queden todos los ingredientes bien ligados.

    Por último, repartimos la mezcla en los vasitos individuales donde previamente habíamos puesto la masa y cubrimos con las migas de galleta que habíamos reservado. Guardamos en la nevera y refrigeramos durante al menos 6 horas.

    Sugerencia de presentación: antes de servir cortamos unos trozos de mango fresco y los colocamos en la parte superior.

     

    27 Sep • Productos Gourmet, Recetas • 0 comentarios

  • ¿Cómo se realiza el glaseado de limón?

    ¿Eres de las personas a las que les encantan los postres? Pues este es tu post, porque en él te explicaremos qué es glaseado y te contaremos cómo se realiza el glaseado de limón. Podrás hacer que tus postres luzcan mucho más y tengan mucho más sabor. ¡No te lo pierdas!

    ¿Qué es el glaseado?

    Se trata de una técnica culinaria que consiste en recubrir alimentos con una capa dulce y brillante. Uno de los dulces más conocidos que utilizan esta técnica son los donuts. Estos típicos bollos redondos con un agujero, que han hecho y hacen las delicias de niños y mayores, están recubiertos con un glaseado muy simple realizado mediante la mezcla de azúcar glass y agua.

    El principal ingrediente del glaseado es el azúcar glass o glasé, un derivado del azúcar blanquilla que se obtiene tras pulverizar el azúcar tradicional y añadiéndole un poquito de almidón de maíz (maizena) u otros antiapelmazantes. Gracias a ellos la mezcla espesa y el glaseado tiene un aspecto más compacto.

    Ahora que ya sabemos qué es el glaseado, vamos a aprender a realizar glaseado de limón. Es muy fácil, sigue nuestros pasos:

    Ingredientes

    • Azúcar glass: 200 gr
    • Limones: 2

    Preparación:

    • En primer lugar, con los dos limones realizaremos un zumo y lo reservamos.
    • En un bol echamos los 200 gramos de azúcar glass y vertemos encima el zumo de los dos limones que hemos reservado con anterioridad.
    • Una vez juntos, habrá que mezclar bien hasta conseguir una mezcla blanquecina y lo suficientemente densa pero sin estar dura del todo.
    • Si queremos que nuestra mezcla tenga un color amarillo de limón, echaremos una pizca de colorante/tinte alimentario especial para postres y removeremos hasta tener el color compacto.
    • Una vez que lo tenemos realizado, ya lo podemos utilizar para adornar nuestros postres. Para ello, tan solo tendremos que bañar con el glaseado de limón el postre (galletas, bizcochos, donuts, etc.) y dejarlo secar hasta que se haya endurecido. Ese será el momento en el que lo podremos servir.

    Truco:

    A la hora de realizar nuestro glaseado hay que tener en cuenta para qué lo vamos a utilizar, ya que dependiendo de ello tendremos que hacerlo más o menos consistente. En este sentido, el azúcar es la clave. Así, si queremos hacerlo más consistente tendremos que añadir más azúcar, mientras que si lo queremos realizar más blando tendremos que echar más zumo de limón.

    ¿Estás listo para darle a tus postres un toque profesional? 😉

     

    6 Abr • Recetas • 4 comentarios

  • Postre para niños: galletas de naranja

    Llegan las fiestas navideñas, los peques de la casa se quedan sin cole y necesitamos actividades para rellenar su tiempo libre para que se diviertan y no tenerlos todo el día pegados a la televisión.

    Una de las cosas que más les divierte es poder entrar en la cocina y jugar a ser “pequeños chefs”, así que os proponemos una actividad que les encantará: elaborar galletas de naranja.

    La receta es muy sencilla y divertida, se pueden dar varias formas a las galletas: de estrellas, de corazones, etc., y además el resultado les encantará.

    Ingredientes:

    • 150 gr. de azúcar glass.
    • 150 ml. de aceite de oliva virgen extra.
    • 150 ml. de zumo de naranja.
    • 2 yemas de huevo.
    • 1 cucharadita (de las de café) de levadura.
    • 500 gr. de harina.

    Preparación:

    En un recipiente vertemos el azúcar glas, 1 yema de huevo, el zumo de naranja, el aceite y la cucharadita de levadura. Mezclamos todos los ingredientes con un batidor manual o eléctrico (si tenemos de dos varillas mejor), y vamos añadiendo poco a poco la harina hasta que nos quede una masa homogénea y bien trabajada.

    La masa no debe quedar pegajosa, si nos sucede esto, añadiremos un poco más de harina.

    Envolvemos la masa en film transparente, y la dejamos reposar durante una media hora en el frigorífico.

    Precalentamos el horno a 180ºC.

    Transcurrida la media hora, sacamos la masa de la nevera, extendemos con la ayuda de un rodillo y damos forma a las galletas. Si queremos hacer unas galletas más divertidas, podemos usar cortapastas, los hay de muchas formas y tamaños.

    Nota: Debemos hacer las galletas finitas, ya que crecen al hornearlas.

    A continuación, batimos la yema de huevo restante y pintamos las galletas con la ayuda de un pincel.

    Hornemos durante 15 min. aproximadamente, hasta que las galletas comiencen a dorarse.

    Como toque final, podemos decorar las galletas con fideos o anisetes de colores.

     

    16 Dic • Recetas • 0 comentarios