remedios caseros
Posts

  • Cómo preparar Agua de Azahar casera

    El agua de azahar se obtiene a partir de las flores blancas procedentes de los naranjos y otros árboles que producen frutos cítricos, como el limonero, pomelos, mandarinos, etc. Tiene multitud de propiedades, por ello se ha utilizado desde hace cientos de años para fines medicinales, en la elaboración de dulces, y por supuesto en perfumería.

    Con el agua de azahar aportaremos a nuestros dulces un sabor único. También lo podemos usar en el campo de la cosmética, a modo de tónico facial, puesto que la flor de azahar cuenta con propiedades hidratantes para la piel. Y por supuesto, si la tomamos como infusión nos beneficiaremos de todas sus propiedades terapéuticas.

    En infusión se emplea fundamentalmente:

    • Para aliviar molestias menstruales.
    • Estados nerviosos.
    • Palpitaciones.
    • Para las personas con la tensión baja ya que sus propiedades la hacen muy recomendable en los desmayos y desvanecimientos, sobre todo de la mujer.
    • En casos de insomnio (tanto de niños como de adultos).
    • Gases intestinales.
    • Espasmos digestivos.
    • Es un excelente remedio para el cólico infantil.
    • Está indicada en el síndrome del “colon irritable”, que produce dolor y trastornos del tránsito intestinal.

    El agua de azahar es un líquido transparente y muy aromático que debe conservarse en el frigorífico y en envases de cristal oscuro que la preserven de la luz. El agua de azahar es de larga conservación pero si ves que el líquido amarillea, que cambia la textura o aparecen posos, es momento de deshacerse de ella.

    Preparación:

    Para preparar el agua de azahar debemos utilizar las flores secas. Necesitaremos 50 gr. para medio litro de agua mineral. En cambio para tomarla en infusión nos sirven tanto las flores secas como las frescas, en este caso usaremos 5 flores por persona.

    Si queremos podemos secar las flores en casa de forma muy sencilla. Se ponen bien esparcidas sobre telas porosas que dejen pasar el aire, o sobre enrejados metálicos, en un lugar bien ventilado y a la sombra.

    1. En primer lugar calentamos el agua y llevamos a punto de ebullición. Apagamos el fuego tras la primera ebullición y añadimos las flores de azahar. Removemos las flores para que su esencia quede disuelta en el agua caliente.
    2. Vertemos el contenido a un bol y lo tapamos con papel film transparente. Dejamos reposar el contenido en un lugar a la sombra a temperatura ambiente durante 1 día entero
    3. Transcurridas 24 horas, colamos el agua con un colador de tela o con la ayuda de una gasa, y lo guardamos en una botella de cristal oscuro en el frigorífico

    Podemos obtener más cantidad de agua de azahar, doblando las cantidades de los ingredientes, pero siempre siguiendo la misma proporción, por medio litro de agua mineral, 50 gramos de flores de azahar secas.

     

    23 Mar • Noticias, Recetas, Salud • 0 comentarios

  • ¿Cuáles son los principales usos de la combinación de bicarbonato y limón?

    Ya sabemos que el bicarbonato de sodio es muy usado como remedio natural y que tiene muchas aplicaciones en la cocina, para el cuidado corporal, la salud, la limpieza de la casa, etc, Pero ¿cómo actúa en nuestro organismo cuando combinamos el bicarbonato con limón natural?. En el post de hoy os contamos los principales usos y beneficios para la salud de la combinación del bicarbonato y limón.

    Aparato digestivo

    Posiblemente, el uso más conocido es como digestivo. El bicarbonato es uno de los remedios que ya usaban nuestras abuelas para las digestiones pesadas, pero si además añadimos un poco de zumo de limón natural, nuestro sistema digestivo funcionará mucho mejor.

    Además ayuda a combatir los ácidos del estómago, las flatulencias y el reflujo gastro-esofágico de forma rápida y efectiva.

    Hígado

    Tomar esta mezcla en ayunas nos ayuda a depurar el hígado, ya que actúa como catalizador reforzando las funciones depurativas en nuestro organismo con mayor eficacia. Además nos aporta vitamina C, antioxidantes y fortalece nuestro hígado facilitando sus funciones.

    Riñones

    Si tomamos un vaso de agua con una cucharadita de bicarbonato y el zumo de medio limón, conseguiremos alcalinizar nuestro organismo, es decir, regula los niveles de ácido en el organismo. Ayuda a que nuestros riñones padezcan menos, filtren mejor la sangre y la orina llegue con menos impurezas, lo que reduce el riesgo de sufrir infecciones.

    Este remedio neutraliza el ácido que se puede acumular cuando los riñones no funcionan correctamente.

    Depura y regula el organismo.

    Nos ayuda a regular el nivel de colesterol malo LDL, mejorando nuestra salud cardiovascular.

    Ayuda a perder peso.

    Depura el organismo, elimina toxinas, ayuda a no retener líquidos, a quemar grasas y favorece el metabolismo para perder peso.

    ¿Cómo preparar la mezcla de bicarbonato y limón? ¿Cómo consumirla?

    La preparación es muy sencilla. Añadimos el zumo de medio limón (o de 1 limón dependiendo de su tamaño) a un vaso de agua natural con una cucharadita de bicarbonato. El agua mejor si está a temperatura ambiente o templada, nunca demasiado fría ni caliente. Mezclamos bien todos los ingredientes y lo consumimos, preferentemente por las mañanas en ayunas.

     

    27 Ene • Noticias, Salud • 0 comentarios

  • Principales remedios caseros con mandarina

    Ya hemos hablado en alguna ocasión de las propiedades de las mandarinas, la cantidad de vitaminas que poseen y los beneficios que aportan para la salud.

    En el post de hoy os proponemos algunos remedios caseros para poder sacar el máximo partido de las mandarinas y aprovecharnos de todos sus beneficios.

    Té de cáscara de mandarina

    El mejor remedio casero para tomar cáscara de mandarina es en infusión. La elaboración es muy sencilla, simplemente tenemos que rallar la cáscara y hervirla con agua durante unos 5 min. Dejamos reposar, endulzamos al gusto y listo. Además el té de cáscara de mandarina nos ayudará a adelgazar, a conciliar el sueño en caso de insomnio y a combatir el estrés.

    La cáscara de mandarina contiene 20 veces más antioxidantes y antibacterianos que su zumo, por eso es muy recomendable tomarla para beneficiarnos de sus múltiples propiedades:

    • Ayuda a limpiar y purificar la sangre.
    • Regula los fluidos corporales.
    • Limpia el organismo de ácido úrico.
    • Ayuda a controlar la presión arterial
    • Alivia las nauseas de las embarazadas.
    • Aumenta la absorción de los nutrientes y descomposición de los alimentos en los procesos digestivos.
    • Tratamiento de los resfriados y la gripe.

    Bebida reconstituyente para deportistas

    Otro remedio casero que os proponemos es utilizar la mandarina para preparar una bebida rehidratante para deportistas.

    Por su contenido en potasio, vitamina C, carotenoides y otros nutrientes, constituye una buena alternativa para reponer los minerales y el líquido perdido después de la actividad física, para minimizar el riesgo de lesiones y potenciar las defensas. Para preparar la bebida tenemos que mezclar el zumo natural de mandarina con agua, bicarbonato y azúcares.

    Remedio casero para rejuvenecer las manos resecas

    Para la piel seca de las manos, os proponemos este remedio que las hidratará rápidamente sin necesidad de gastarnos dinero en cremas:

    Licuamos un par de mandarinas con cáscara. Mezclamos el zumo con 1/4 de taza de aceite de oliva virgen, 1 cucharadita de miel pura de abeja y 1 taza de azúcar.

    Frotamos las manos y los brazos con esta mezcla. A continuación nos cubrimos los brazos con una toalla caliente durante unos 20 min. Finalmente retiramos la mezcla con agua tibia.

    El aceite de la cáscara de mandarina ayuda a la absorción de vitamina A, lo cual protege la piel del daño provocado por los radicales libres.

    NOTA: Es importante que en todos estos remedios usemos mandarinas maduradas naturalmente, sin tratamientos para su coloración, conservación ni maduración, ya que de esta forma nos aseguramos que contiene todas sus vitaminas y propiedades, y que la cáscara esté libre de productos químicos.

    14 Oct • Noticias, Salud • 1 comentario

  • Jarabe casero de miel y limón para combatir los síntomas del resfriado

    Estas últimas semanas el frío ha llegado con fuerza, y como es habitual en estas fechas, los catarros y los resfriados no se han hecho esperar, haciendo sus estragos en muchos de nosotros: dolores de garganta, mocos, congestión nasal, tos… Por eso hoy os recomendamos esta receta para preparar un jarabe casero de miel y limón para la tos y combatir los síntomas del resfriado.

    Ayer, hablando con una buena amiga de la familia, nos comentó que estaba usando nuestros limones para preparar un jarabe casero para el catarro. “Muy a mi pesar”, nos decía, ” porque preferiría usarlos para prepararme un daiquiri, pero el daiquiri no me quita la tos”.  Y tiene toda la razón, a parte de usar el limón por su aroma y sabor, ¿de qué otras formas podemos consumirlo?. Su comentario me hizo pensar que muchas veces consumimos alimentos porque nos gustan, pero además tienen unas propiedades excelentes que no sabemos aprovechar.

    La receta del jarabe casero a base de miel, limón y jengibre se la recomendó una bióloga y nutricionista. Además de las propiedades antisépticas, expectorante, antioxidante, antitusivo… ¡el jarabe está para chuparse los dedos! Y como nosotros somos fieles a todo lo natural, nos la hemos apuntado.

    Así que aquí os la dejo, para los que estéis pasando por los horribles síntomas de la gripe y el resfriado.

    Ingredientes:

    Ingredientes para preparar jarabe casero contra los síntomas del resfriado.: jengibre, miel y limón.

    Ingredientes para preparar jarabe casero contra los síntomas del resfriado.

    Preparación:

    Rallamos el jengibre y lo ponemos en una taza. A continuación vertemos agua hirviendo, tapamos la taza con un plato y lo dejamos reposar durante 20 minutos aprox. Una vez pasados los 20 minutos, añadimos el zumo de limón y la miel al gusto.

    Nota: Si no queremos rallar el jengibre, podemos cortar un par de rodajas finas y hervirlas durante 10-15 minutos. Después añadiremos el zumo de limón y la miel.

    Truco:

    Si queremos tener este remedio siempre en casa sin necesidad de prepararlo cada vez, os recomiendo este truco:

    Introducimos en un tarro con tapa el jengibre cortado en juliana, encima colocamos el limón en rodajas, y cubrimos con la miel. Tapamos el tarro (cualquier tarro de consevas es válido) y lo guardamos en la nevera, donde lo podremos conservar durante unos 2 meses. Cuando queramos prepararnos la infusión, sólo necesitamos una o dos cucharaditas del jarabe y añadirle agua caliente.

    Además del jarabe, hay dos elementos esenciales para llevar mejor los síntomas del resfriado: mucha agua y muchos mimos 😉

    ¡Ánimo y a recuperarse!

    29 Ene • Recetas, Salud • 7 comentarios