resfriado
Posts

  • Alimentos para vencer la gripe y el resfriado

    Una alimentación equilibrada, rica en alimentos naturales y vegetales es imprescindible para mantener nuestro organismo en buen estado y con un sistema inmunológico capaz de vencer cualquier infección. Comer bien cada día es clave para mantener un sistema inmunológico sano y saludable capaz de prevenir enfermedades como la gripe. Si no se lleva a cabo una dieta bien equilibrada y saludable, privamos a nuestro cuerpo de los nutrientes necesarios para mantener la inmunidad reforzada. Por tanto hay que aumentar las defensas y evitar en lo máximo posible la infección vírica y prevenir la gripe mediante la alimentación. A continuación os indicamos los alimentos que nos ayudarán a vencer la gripe y el resfriado, así como a paliar sus síntomas si ya hemos contraído la enfermedad.

    Cítricos

    Los cítricos son ricos en vitamina C, una sustancia considerada esencial para prevenir los resfriados y para ayudar a contrarrestar los síntomas. Son capaces de prevenir una excesiva acumulación de mucosidad a nivel del tracto respiratorio, por lo que si los tomamos a diario evitaremos las dificultades respiratorias y la congestión nasal típica de los resfriados, sobre todo en la temporada de invierno.

    Es bueno iniciar el consumo de cítricos tan pronto como estén en temporada para fortalecer el organismo.

    No debemos olvidarnos del limón, especialmente cuando ya estamos enfermos. Su poder antiséptico lo convierte en un remedio natural infalible contra la tos y el dolor de garganta. Así que aprovecha la temporada y adquiere ya mandarinas, naranjas, limones y pomelos naturales y recién recolectados para que no pierdan ninguna de sus propiedades.

    Ajo

    El ajo es mucho más que un alimento. La medicina natural y la tradición popular lo consideran, desde hace mucho tiempo, una verdadera medicina. Es el antibiótico natural más famoso del supermercado, contiene propiedades anti-virales y antibióticas que son útiles en el caso de gripe o resfriado.

    Incrementa las defensas y mejora la respuesta del organismo ante el ataque de virus y bacterias. Además, sirve para tratar infecciones respiratorias y calmar la tos.

    Sus propiedades mucolíticas ayudan a expulsar los mocos en procesos gripales y catarrales.

    Cebollas

    Igual que el ajo, son una verdadera medicina natural. Los flavonoides presentes en las cebollas trabajan junto con la vitamina C de los cítricos para combatir las bacterias que agravan las dolencias típicas de la gripe. 

    Su efecto beneficioso es similar al del ajo, aunque cuenta con la ventaja de que no pierde las propiedades al cocinarse. La cebolla goza de un gran poder preventivo. El caldo de cebolla ayuda a fortalecer el sistema inmunitario y a aliviar la inflamación de garganta.

    Jengibre

    El jengibre es muy valioso en casos de gripe de o resfriados. Si la gripe está acompañada de dolor de garganta, el jengibre fresco ayuda a aliviar el ardor y dolor en un corto periodo de tiempo. También se puede añadir a las infusiones o sopas. El jengibre ayuda especialmente a combatir la fiebre y la tos.

    Frutos secos

    Son ricos en antioxidantes y nos ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares  debido a su alto contenido en Omega. Además al contener grasas insaturadas ayudan a mantener la temperatura corporal en invierno.

    Ofrecen fibra, poca grasa saturada y mucha insaturada, proteína vegetal y flavonoides. Aportan también minerales, potasio, calcio, fósforo, hierro y zinc entre otros.

    Es importante que los comamos crudos y sin condimentar.

    Miel

    Además de las propiedades y beneficios que ya conocemos e la miel cruda, es un gran antitusivo y ayuda a incrementar las defensas. Incluir una cucharada de miel a la leche por las mañanas ayuda a empezar el día con más energía y evita catarros y gripes.

    Lechuga

    La lechuga y las verduras de hojas verdes contribuyen a enriquecer nuestra alimentación con vitaminas y minerales que actúan como un tónico para el cuerpo fatigado por la enfermedad. La lechuga romana, por ejemplo, ayuda a fortalecer el sistema inmunológico debido a su contenido de vitamina C, vitamina A y sustancias útiles para aumentar la resistencia del organismo a los resfriados y la gripe.

    Otros alimentos útiles son las espinacas, la piña, el mango, licuados de frutas y verduras, sopas, caldos de verduras, brócoli, coles, bayas, la pimienta negra y la canela.

     

     

    19 Ene • Noticias, Salud • 0 comentarios

  • Jarabe casero de miel y limón para combatir los síntomas del resfriado

    Estas últimas semanas el frío ha llegado con fuerza, y como es habitual en estas fechas, los catarros y los resfriados no se han hecho esperar, haciendo sus estragos en muchos de nosotros: dolores de garganta, mocos, congestión nasal, tos… Por eso hoy os recomendamos esta receta para preparar un jarabe casero de miel y limón para la tos y combatir los síntomas del resfriado.

    Ayer, hablando con una buena amiga de la familia, nos comentó que estaba usando nuestros limones para preparar un jarabe casero para el catarro. “Muy a mi pesar”, nos decía, ” porque preferiría usarlos para prepararme un daiquiri, pero el daiquiri no me quita la tos”.  Y tiene toda la razón, a parte de usar el limón por su aroma y sabor, ¿de qué otras formas podemos consumirlo?. Su comentario me hizo pensar que muchas veces consumimos alimentos porque nos gustan, pero además tienen unas propiedades excelentes que no sabemos aprovechar.

    La receta del jarabe casero a base de miel, limón y jengibre se la recomendó una bióloga y nutricionista. Además de las propiedades antisépticas, expectorante, antioxidante, antitusivo… ¡el jarabe está para chuparse los dedos! Y como nosotros somos fieles a todo lo natural, nos la hemos apuntado.

    Así que aquí os la dejo, para los que estéis pasando por los horribles síntomas de la gripe y el resfriado.

    Ingredientes:

    Ingredientes para preparar jarabe casero contra los síntomas del resfriado.: jengibre, miel y limón.

    Ingredientes para preparar jarabe casero contra los síntomas del resfriado.

    Preparación:

    Rallamos el jengibre y lo ponemos en una taza. A continuación vertemos agua hirviendo, tapamos la taza con un plato y lo dejamos reposar durante 20 minutos aprox. Una vez pasados los 20 minutos, añadimos el zumo de limón y la miel al gusto.

    Nota: Si no queremos rallar el jengibre, podemos cortar un par de rodajas finas y hervirlas durante 10-15 minutos. Después añadiremos el zumo de limón y la miel.

    Truco:

    Si queremos tener este remedio siempre en casa sin necesidad de prepararlo cada vez, os recomiendo este truco:

    Introducimos en un tarro con tapa el jengibre cortado en juliana, encima colocamos el limón en rodajas, y cubrimos con la miel. Tapamos el tarro (cualquier tarro de consevas es válido) y lo guardamos en la nevera, donde lo podremos conservar durante unos 2 meses. Cuando queramos prepararnos la infusión, sólo necesitamos una o dos cucharaditas del jarabe y añadirle agua caliente.

    Además del jarabe, hay dos elementos esenciales para llevar mejor los síntomas del resfriado: mucha agua y muchos mimos 😉

    ¡Ánimo y a recuperarse!

    29 Ene • Recetas, Salud • 7 comentarios