Mandarinas

La mejor mandarina.

Esta variedad de mandarinas es muy fácil de comer ya que sus gajos se pueden separar muy cómodamente. No tiene semillas y su pequeño tamaño, su piel fina y su sabor menos ácido y más dulce que las naranjas hace que sea una de las frutas preferidas de los más pequeños.